Otra navidad más

10 Dic

Es difícil para mí atravesar este momento, sin saber lo que vendrá, los recuerdos que arrastrarán estas fiestas. Creo que un poco odio la navidad, no me gusta como a la mayoría de la gente. Pero por otro lado creo que volver a estar en esas reuniones en familia es un buen consuelo, y un buen escudo para protegerse de nostalgias y fantasmas que vuelven en la noche del 24 de Diciembre.

Cuando era niño la navidad era simplemente mágica para mí. Los turrones, los confites, las luces del arbolito, la figura de ‘Papá Noel’. Y lo más importante, ese momento tan esperado en que se hacían las 12 de la noche y esperar a ver el arbolito, esos regalos con mi nombre.

Ahora que lo pienso, mi mamá y mi papá sí que se jugaban por mi hermana y por mí, a pesar de que la economía tiraba para abajo, ellos se hacían un lugar para comprarnos esos juguetes tan costosos. Juguetes, consolas de videojuegos, películas; y demás cosas tan costosas. ¿Cómo un maldito juguete, un pedazo de plástico, puede ser tan costoso? Los malditos comerciantes confían en los berrinches de los niños, para que sus padres aflojen y les compren esos pedazos de plástico, con la cara del súper héroe o la muñeca para las niñas, o la Play. ¿Y los padres que no tienen dinero? ¿Cuántos niños deben sufrir el hecho de no poder tener lo que quieren? ¿Cómo hacerles entender? Son simplemente niños, no se les puede hacer eso.

Para mucha gente grande la navidad es una tortura, recuerdos que vuelven, familiares, amigos, personas que ya no están, que tal vez no volverán. Cuando era niño esperaba que la navidad me trajera algo nuevo, pero ahora sólo espero que me devuelva algo que perdí.

Para mí esta navidad no tendrá a dos personas. Una de ellas simplemente ya no volverá, porque desgraciadamente ya no está en este mundo, y aunque sé que nos acompaña de alguna manera, es difícil soportar el no poder darle un abrazo. La otra persona supongo que tampoco volverá, eso me hace pensar lo absurdo que somos las personas, cómo es que tu otra mitad puede convertirse en una desconocida, pero es así, a veces simplemente debemos dar vuelta la página sin entender por qué las cosas son así.

De todas maneras, y aunque la navidad sea una rosa envuelta en tierra, todos debemos aprender a verle el lado bueno a la vida, como decía Miguel Abuelo en una de sus canciones: “La vida es un libro útil para aquel que puede comprender”. Que la navidad nos traiga algo nuevo, y si no nos devuelve eso que perdimos, no importa, debemos valorar que alguna vez lo tuvimos. Las personas somos recuerdos, todo lo que hacemos, lo que volverá, lo que no volverá y lo nuevo que está por venir. Nuestros recuerdos, nuestra vida, lo que somos.

Redes sociables

    2 thoughts on “Otra navidad más

    1. hola fer!! acá tu amigo y vecino, bueno ya no tan vecino hace rato que estoy en wilde.. Te quiero amigaso, contá conmigo para lo que sea. A mi también me trae recuerdos la navidad, algunos feos y otros lindos. Sé que las personas con las cuales he pasado muchas navidades no van a estar para siempre, pero doy gracias a tantos momentos lindos que pasé y de poder recordarlos, porque con el recuerdo se puede revivir esos momentos. Y los malos recuerdos, aunque no se puedan olvidar, sirven para aprender, y para valorar lo que hoy uno tiene. Un abrazo de gol, hasta otro pronto posteo, tu amigo, Andrew-man.

      PD: VAMOS ARGENTINA CARAJO!

      • Muchas gracias, Andrew. Yo también te quiero mucho, amigo. Espero que pases una linda navidad con tu señora y tu familia.

        VAMOS ARGENTINA CARAJO!!!

    Comments are closed.